El BCE decide subir los tipos de interés 0,75 puntos más

27 octubre, 2022 | Antonio Beltrán

El Banco Central Europeo (BCE), que es la máxima autoridad responsable de la política monetaria en la Eurozona, ha vuelto a subir los tipos de interés otro 0,75%.

Esto significa que después de tres subidas consecutivas del precio del dinero por parte del BCE durante 2022, nos encontramos con unos tipos de interés situados en el 2%.

Las tres subidas de tipos de interés corresponden a julio, con un 0,50% de subida, a la de septiembre con un aumento del 0,75%, y ahora otra subida más en octubre de otro 0,75%. Con los tipos en el 2%, nos encontramos con una tasa que no se veía desde 2009.

No es grave que unos tipos de interés se encuentren en el 2%, lo realmente inquietante es que nunca se había producido una subida tan pronunciada en tan poco tiempo.

Recordemos que antes de julio de 2002 y durante muchos años atrás, los tipos de interés se encontraban en el 0%.

La consecuencia directa de subir los tipos de interés es que el Euribor también lo hace y por tanto los ciudadanos con hipoteca a interés variable sufren un encarecimiento de las cuotas de sus hipotecas, una vez son revisadas con los valores actuales que alcanza el Euribor.

Además, si suben las hipotecas a interés variable, también lo hacen las hipotecas fijas, por un lado, porque aumenta su demanda y por otro porque los bancos no pueden situar el TAE de sus hipotecas fijas más bajo que el tipo de interés, porque sí lo hicieran así, las comercializarían a pérdidas.

El Euríbor cercano al 3%

El Euribor ahora mismo se encuentra cerca del 3%, como consecuencia de las subidas de los tipos de interés por parte del BCE.

Así podemos decir, que nunca se habían subido los tipos de interés de forma tan rápida, y que tampoco nunca había subido el Euribor de una forma tan precipitada en tan poco tiempo.

Recordemos que el Euribor acabó 2021 en el -0,502% y ahora ya nos encontramos muy próximos al 3%.

Además, nunca el BCE en todos sus años de historia, se había atrevido a subir en una sola decisión el precio del dinero 75 puntos básicos, y sin embargo durante 2022 ya ha ejecutado esta medida dos veces, en septiembre y ahora en octubre de 2022.

Halcones y palomas en el BCE

Coloquialmente se dice que el Consejo de Gobierno del BCE está conformado por halcones y palomas.

Los halcones son los que piensan que ante una inflación tan elevada hay que subir los tipos de interés sin miramientos y de forma severa, aunque sea a costa de ahogar la economía.

Su argumento es el de que hay que actuar así para evitar que la situación se escape de las manos y luego se tenga que aplicar decisiones más dolorosas.

Las palomas serían aquellos miembros del BCE, que apuestan por aplicar decisiones más laxas, con el fin de dañar lo menos posible la economía, subiendo los tipos de interés de una forma mucho más gradual.

Su argumento es que aplicar con fuerza subidas de tipos de interés, es contraproducente, porque las altas subidas de tipos desincentivan el consumo, aumentan el desempleo, y pueden provocar recesión económica.

También apuntan, defendiendo su tesis, que la alta inflación actual no viene por el lado de la demanda sino de la oferta, es decir, no es que los ciudadanos estén consumiendo y gastando mucho, sino que la pandemia primero y la guerra de Ucrania después, han encarecido mucho los precios energéticos y ello ha elevado la inflación a cotas muy altas.

Y que, por tanto, no hay mucho margen para corregir la inflación a pesar de encarecer rápidamente el dinero, porque la electricidad, el gas, los carburantes… por las tensiones internacionales seguirán a precios elevados.

Es evidente, que el BCE actualmente está tomando decisiones de acuerdo con los partidarios de tomar severas medidas contra la inflación.

El BCE también se encuentra preocupado por la actual debilidad del euro frente al dólar, ya que no solo se ha perdido la paridad, sino que actualmente se encuentre el euro más desvalorizado que el dólar y piensa que si la Reserva Federal estadounidense (Fed) está actuando con contundencia, el BCE no puede quedarse atrás y que se debilite más su moneda.

Demasiadas dudas e incertidumbres

Sin embargo, existen muchas dudas e incertidumbres. Porque, ¿hasta qué punto se quiere sacrificar la economía por lograr una inflación más baja? ¿Cuánto aumento del desempleo se está dispuesto a asumir? ¿No importará que los países de la Eurozona vayan entrando uno a uno en recesión económica? ¿Hasta qué nivel de tipos de interés se está dispuesto a llegar a pesar de los perjuicios económicos?

A Christine Lagarde, presidenta del BCE, se le formularon de forma reiterada similares preguntas en la rueda de prensa de septiembre de 2022 y al final tuvo que contestar con un “I don’t know…” (No lo sé…).

Parece más bien un experimento y no se sabe muy bien si todas las medidas que se toman para luchar contra la inflación serán efectivas, lo serán, pero dañando mucho la economía, o finalmente resultaran totalmente negativas, perjudicando mucho a la economía y por tanto a los ciudadanos, y además ineficaces contra su objetivo principal, que es devolver la inflación a una tasa cercana, pero por debajo del 2%.

El Banco de Canadá ya baja su contundencia en su política de aumento de tasas de interés

De esta manera, nos encontramos con la noticia de que el Banco de Canadá ha subido los tipos de interés 0,50%, cuando se esperaba un 0,75%, y ¿por qué lo ha hecho?

Porque la economía ya se está resintiendo. Y probablemente las proyecciones económicas empeorarán.

De hecho, la entidad ha señalado que los recientes aumentos de las tasas de interés están empezando a ser evidentes en áreas económicas sensibles a los intereses, como la actividad inmobiliaria, retrocediendo de forma brusca, el gasto de los hogares y las empresas se está suavizando y también la desaceleración de la demanda internacional comienza a pesar en las exportaciones.

Puede darse también en Europa, que el daño económico resulte también demasiado fuerte y el BCE se vea obligado más pronto que tarde a tomar decisiones contrarias a las que está tomando actualmente.

Sin embargo, este hecho que se ha producido en Canadá, contrasta con la noticia de El Confidencial, en el que se señala que el mercado prevé 10 años de euríbor al 3% y ello condena al sector inmobiliario a bajar los precios. No obstante esta opinión que emite el Confidencial sería admitir que tendríamos una inflación durante 10 años.

Hay que salvar la tormenta perfecta

Sin duda, nos encontramos con muchas incertidumbres y nos veremos todos obligados a salvar el temporal y la tormenta perfecta lo mejor posible.

El hecho es que para muchos hogares se va a juntar un aumento generalizado de los precios, es decir, la cesta de la compra, con un fuerte aumento de las facturas de la luz y de los carburantes, y además con una subida de las hipotecas a interés variable muy significativa.

Y ahora no valen los trucos de intentar ahorrar, consumir menos, tener cuidado con tener luces innecesarias encendidas… sino que el problema puede fácilmente ser que las cuentas no salgan.

Medidas contra el aumento de las hipotecas desde el Gobierno y la Banca

Afortunadamente el Gobierno, es consciente de la situación a corto y a medio plazo y ya está transmitiendo presión a los bancos con el fin de que adopten medidas paliativas, con el fin de aplacar la fuerte presión y encarecimiento que supone un Euríbor ya situado casi en el 3%.

El Gobierno va a imponer a los bancos el aplazamiento de un año en el pago de la hipoteca para un millón y medio de españoles. Sería una moratoria en las hipotecas como ya se efectuó durante la pandemia por el Covid19.

Los bancos también son conscientes, y proponen extender el plazo de las hipotecas variables contratadas por familias vulnerables, es decir, alargar a más años la hipoteca con el fin de que la cuota se reduzca.

En cualquier caso, es importante que ya se estén estudiando con seriedad medidas en este sentido desde la administración y la banca.

¿Tienes alguna pregunta?. Preguntanos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.