El seguro de protección de pagos en la hipoteca

26 mayo, 2022 | Antonio Beltrán

Existen varios seguros que pueden asociarse a una hipoteca, como el seguro de vida, el de hogar, el seguro del coche, el seguro de mutua médica y el seguro de protección de pagos.

De todos ellos, el seguro de protección de pagos es el más inherente al préstamo hipotecario, porque cubre las cuotas de la hipoteca cuando el asegurado se encuentre en unas determinadas circunstancias que más adelante vamos a detallar.

El resto de seguros, el seguro de vida, el de hogar, el del automóvil y el seguro de mutua médica pueden subsistir independientemente de una hipoteca.

El seguro de protección de pagos además de asociarse a una hipoteca, también puede vincularse a tarjetas de crédito, préstamos personales o a diferentes productos de financiación.

La hipoteca es la fórmula perfecta para poder disfrutar de nuestra vivienda a partir de la concesión del préstamo. La situación ideal sería contar con todo el dinero que nos implica adquirir un inmueble, pero desafortunadamente en la inmensa mayoría de los casos no es así. Así que, para poder tener nuestro hogar cuando lo deseamos se ha inventado la hipoteca.

Sabemos que el préstamo hipotecario generalmente supone una relación de largo plazo con la entidad financiera que nos lo ha concedido. Pueden ser 20, 25, 30 años… y durante ese tiempo pueden ocurrirnos cosas que no deseamos para nada y que nos perjudiquen de forma seria económicamente.

Podemos encontrarnos en situaciones muy comprometidas para hacer frente al pago mensual de la cuota de la hipoteca.

Para estas malas situaciones, funciona de forma eficaz el seguro de protección de pagos.

El seguro de protección de pagos es el ideal para que nos cubra las cuotas de las hipotecas en caso de paro o incapacidad temporal

El seguro de protección de pagos es una póliza cuya utilidad radica en que hace frente al pago de las cuotas de la hipoteca, en su totalidad o en parte, cuando el titular de la misma se encuentre en las siguientes malas situaciones:

  • Perdida del puesto de trabajo entrando a formar parte de las listas de desempleo.
  • Sufrir una incapacidad temporal que impida al asegurado trabajar.

Si pasamos por estas malas circunstancias, se dice que se ha producido un siniestro, y el seguro de protección de pagos nos cubrirá el pago de las cuotas de la hipoteca en la cuantía o el porcentaje acordado en la póliza.

Si disponemos de ahorros, podremos librarnos de hacer uso de ellos para poder seguir pagando mensualmente el préstamo hipotecario, y también seguramente podremos evitar tener que vender bienes nuestros, para seguir afrontando las cuotas mensuales de la hipoteca.

Estas son las ideas generales, pero cada seguro de protección de pagos tiene sus propios puntos específicos, por lo que es muy importante tener muy en cuenta y fijarse mucho en todo lo que contiene la póliza, como la duración de la protección frente a los impagos, los límites, las exclusiones, franquicias, carencia, etc.

También es preciso saber que el seguro protege de desempleo y de incapacidad temporal, pero el asegurado solo podrá utilizar una de las dos opciones.

Hay que entender bien el seguro de protección de pagos

La póliza del seguro de protección de pagos debemos entenderla en todos sus puntos, y esta debe concretar y detallar de forma clara las garantías y las coberturas que ofrece, así como las exclusiones, y también la posible franquicia o periodo de carencia si este se establece.

Todas las pólizas contienen límites y estos también deben señalarse de forma clara y sencilla.

Puede ser, que el seguro de protección de pagos no cubra la totalidad de la cuota de la hipoteca y por tanto si esto es así, debe entenderse de forma clara cuál es el porcentaje o cuantía que sí que cubre. También debe quedar claro durante cuánto tiempo estaremos cubiertos.

Todos los seguros, y por tanto el seguro de protección de pagos también, tienen su complejidad y por tanto es muy importante leerse todo lo que este contiene y prestar mucha atención a la letra pequeña, especialmente a las exclusiones y a los límites.

El seguro de protección de pagos es beneficioso tanto para el banco como para el titular de la hipoteca

El seguro de protección de pagos por tanto sirve para que la aseguradora abone una parte o el total de la cuota mensual de la hipoteca durante un tiempo, si se da la circunstancia de que el titular se queda en el paro o pase por una incapacidad temporal.

Resulta beneficioso tanto para el asegurado como para la entidad financiera, ya que el banco no dejará de cobrar la cuota mensual, pues se hará cargo de la misma la aseguradora, en el caso de que el hipotecado pase por las anteriores circunstancias.

Al igual que en el seguro de vida, el seguro de protección de pagos puede servir para que el banco nos ofrezca mejores condiciones en la hipoteca concedida, pero no estamos obligados a vincularnos con la aseguradora que nos señale la entidad financiera.

Hay que fijarse mucho en las exclusiones que contiene el seguro de protección de pagos

Para poder contar con la protección del seguro de protección de pagos, el trabajador debe ser por cuenta ajena y estar indefinido o ser trabajador fijo discontinuo durante el periodo en el que se trabaja realmente.

El trabajador debe de perder su trabajo de forma involuntaria, para que el seguro de protección de pagos empiece a hacer frente a las cuotas de la hipoteca. Este es un detalle importante, ya que nos equivocamos si pensamos que podemos dejar de trabajar por voluntad propia y que el seguro de protección de pagos se haga cargo de las cuotas de nuestra hipoteca.

Cuando el titular de la hipoteca se queda en paro

Puede ser que el seguro de protección de pagos, nos excluya de pagar nuestras cuotas de la hipoteca si el despido es procedente. Esto ocurre cuando el trabajador es despedido por causas justificadas, como, por ejemplo, no acudir al trabajo de forma prolongada, cuando existan malos tratos a los compañeros o al resto del personal de la empresa, o tomar sustancias tóxicas, como alcohol o drogas, durante el tiempo del trabajo.

Otra exclusión posible es cuando se ha trabajado durante poco tiempo y no se ha generado la suficiente cotización para que se dé la posibilidad de cobrar el paro. En este caso, puede existir la exclusión en la póliza, es decir, que la aseguradora no nos pagará las cuotas de la hipoteca.

Trabajo temporal. Hay trabajos por obra o servicio, que de por sí ya son temporales y por tanto pueden quedar fácilmente fuera de la cobertura.

Si el trabajador presenta su despido o deja su trabajo por voluntad propia, no podrá disfrutar del pago de las cuotas por parte de la aseguradora, como ya hemos indicado. Es otra de las exclusiones.

Cuando el titular de la hipoteca sufre una incapacidad temporal

Esta es la segunda circunstancia por la que el seguro de protección de pagos actúa pagando las cuotas de la hipoteca del asegurado en la cuantía, tiempo y porcentaje de la cuota estipulado en el contrato.

La incapacidad temporal puede provenir por una enfermedad o accidente, por el que el asegurado queda incapacitado para seguir trabajando. Deberá dictaminarse baja médica por parte del médico de la Seguridad Social.

Los trabajadores que normalmente las compañías aseguradoras cubren con el seguro de protección de pagos son los funcionarios, los autónomos, los trabajadores por cuenta ajena indefinidos, los trabajadores temporales si cuentan con más de 6 meses de antigüedad en el trabajo y los trabajadores fijos discontinuos cuando están en el periodo en el que realizan el trabajo.

Hay que tener presente que depende de la aseguradora si algunos de los tipos de trabajo anteriores los considera asegurables dentro del seguro de protección de pagos.

Límites del seguro de protección de pagos

Los límites debemos de tenerlos muy en cuenta. Y estos se pueden dar de la siguiente manera:

– Límite de la cuantía: puede que cubra la totalidad de la cuota o una parte. En este último caso se deberá señalar el porcentaje cubierto en la póliza.

– Límite de número de cuotas consecutivas: puede estipularse un máximo de cuotas seguidas en las que estaremos cubiertos. Por ejemplo, 12 meses.

– Límite de número de cuotas alternas: en este caso se indicará cuantas cuotas que no sean seguidas, sino alternas, nos puede cubrir como máximo el seguro de protección de pagos. Por ejemplo, 24 cuotas alternas.

Franquicia y periodo de carencia en los seguros de protección de pagos

Hay que entender bien estos dos conceptos para que no nos encontremos con sorpresas.

El periodo de carencia significa que una vez que el seguro es contratado, debe de transcurrir un periodo de tiempo, previamente acordado en el contrato, para que la aseguradora se haga cargo en el caso de que se produzca la pérdida del trabajo o incapacidad temporal.

Por ejemplo, si firmamos un seguro de protección de pagos y tiene un periodo de carencia de dos meses, si nos quedamos sin trabajo o con una incapacidad temporal en los dos primeros meses después de firmar la póliza, las garantías del seguro no tendrán efecto.

El periodo de carencia tiene como finalidad, que el asegurado se sirva de información que no comunica y que él conoce, como, por ejemplo, que sepa que pronto va a quedarse sin trabajo y aproveche esta información para contratar un seguro de protección de pagos.

Pero muchas veces, no existe mala intención por parte del asegurado y puede encontrarse con la sorpresa del periodo de carencia. Por ello, es muy importante que tanto la aseguradora como la entidad financiera que vincula el seguro a la hipoteca, informen claramente a su cliente de la existencia de un periodo de carencia.

La franquicia debemos de entenderla como que el seguro de protección de pagos cubre solo a partir de una cantidad de la cuota mensual, siendo el asegurado el que se hará cargo de la cuantía de la cuota no cubierta. La finalidad de la franquicia es la de aligerar el coste de la prima del seguro, es decir, del coste del seguro para el asegurado.

Cuenta con Hipotecas Plus

En Hipotecas Plus también somos expertos en seguros, ya que la hipoteca y los seguros están estrechamente vinculados. Si necesitas cualquier tipo de asesoramiento sobre que seguros son los que más se adaptan a tus necesidades, cuenta con nosotros para cualquier duda, aclaración o inquietud que tengas.

Si tienes hipoteca o tienes intenciones de tenerla pronto, podemos asesorarte y ayudarte profesionalmente.

8 respuestas a “El seguro de protección de pagos en la hipoteca”

  1. Andrés ulloa dice:

    Hola , cuando se recurre al seguro de protección de pagos y se formula el parte ,cuanto tarda el seguro en empezar a pagar las cuotas?. Gracias

    • Antonio Beltrán dice:

      Hola Andrés,
      La cuota se paga en el momento en que se acredita documentalmente la situación de paro o baja.Cada mes habrá que acreditar documentalmente que se continua en dicha situación para que el seguro abone la cuota a pagar.

  2. Francisco José López casado dice:

    Yo tengo una incapacidad permanente absoluta, que me cubre

    • Antonio Beltrán dice:

      Hola Francisco,
      Si contrataste el seguro con la cobertura por muerte e invalidez antes de tu incapacidad debería cubrirte. Revisa la póliza y consúltalo con tu gestor bancario.

  3. Alejandro dice:

    Hola muy buenas,puede un banco obligarte a firmar un seguro de protección de pagos?en mi caso Unicaja me pide 4000€ en prima única para poder firmar la hipoteca

    • Antonio Beltrán dice:

      Hola Alejandro,
      Ningún banco te puede obligar a contratar ningún tipo de seguro. Lo que si puede ocurrir es que si no contratas este seguro rechacen concederte la hipoteca.
      Los bancos ofrecen este seguro cuando financian por encima del 80% del precio de compra.
      Estos 4.000 € son llamativos porque es el pago de 5 años por adelantado, presta atención también al precio de otros seguros que te ofrezcan y que se pagan mensualmente o anualmente.

  4. Israel dice:

    Ya he finalizado mi hipoteca , se puede quitar ya el seguro de pago hipotecario

    • Antonio Beltrán dice:

      Hola Israel,
      El seguro de protección de pagos es un seguro de prima única que se paga por adelantado y dura 5 años. Su utilidad es protegerte en caso que te quedes en paro por despido improcedente o bien si figura en el clausulado en caso de una baja por enferemdad grave. Lo que hace el seguro es pagar por ti la hipoteca durante 8 o 12 meses seguidos con independencia que tu cobres del paro o de la baja.
      Otra cosa son los seguros de vida o del hogar, que no tienes que continuar contrantandolos con el banco. No obstante antes de darlos de baja con el banco informate de que te ofrecen fuera otras compañias y ver si el banco te lo iguala.
      Comentar varias cosas, los seguros se tienen que comparar por coberturas no por precio exclusivamente.
      El seguro de vida, mas que verlo como un seguro de «muerte» hay que verlo y contratralo como un seguro de incapacidad.
      Los seguros lo que hacen es resolver de forma parcial o según como totalmente una situación. En el caso que sea parcial, por ejemplo una incapacidad es mejor algo que nada. El seguro hay que verlo como ese amigo que te ayuda cuando mas lo necesitas.
      Por último y me repito, hay que fijarse en las coberturas que contratamos, nadie regala duros a cuatro pesetas…

¿Tienes alguna pregunta?. Preguntanos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.