Hipoteca al 100%: ¡Dile adiós a los ahorros!

24 enero, 2024 | Antonio Beltrán

¿Te preguntas cómo conseguir financiación para cubrir todo el precio de compra de tu nueva vivienda e incluso los gastos de escritura? Pues bien, hay bancos que te ofrecen esta posibilidad, pero, como siempre, con algunas condiciones que debes tener bien claras:

  1. Empleo estable: Lo primero y esencial es contar con un contrato de trabajo indefinido que tenga al menos un año de antigüedad en la misma empresa.
  2. Capacidad de pago: La suma de la cuota de la hipoteca y otros compromisos financieros, como préstamos o pensiones, no puede superar el 35% o 40% de tus ingresos.
  3. Plazo límite: Normalmente, estos bancos conceden hipotecas al 100% o incluso al 100% más los gastos, pero con un plazo máximo de hasta 30 años.
  4. Intereses más altos: Ten en cuenta que estas hipotecas suelen tener tasas de interés más elevadas, lo que significa cuotas mensuales más altas. No obstante, con el tiempo, tendrás la opción de cambiar de banco para conseguir un tipo de interés más atractivo.

Opciones sin aval: Si buscas financiar todo el precio de compra y aportas los gastos de escritura, tienes tres alternativas:

  1. Si eres funcionario, quizás puedas obtenerlo sin mayores requisitos que aportar los gastos de escritura. Algunos bancos exigen que el precio de compra sea como mínimo de 150.000€.
  2. Si cuentas con un contrato de trabajo indefinido de al menos dos años en la misma empresa y el precio de compra como mínimo es de 200.000 € podrías obtener la hipoteca siempre y cuando vayamos al 80% de tasación. Por ejemplo, compras por 200.000 € y el inmueble se tiene que valorar por 250.000 €
  3. También puedes considerar solicitar un préstamo personal al mismo tiempo, siempre y cuando la suma de la cuota hipotecaria y el préstamo no supere el 40% de tus ingresos.

Opciones con aval: Si buscas financiar todo el precio de compra y aportas los gastos de escritura, tienes dos alternativas:

  1. Si eres funcionario y tienes otro inmueble libre de cargas.
  2. Si eres menor de 35 años y cuentas con un contrato de trabajo indefinido de al menos un año en la misma empresa, podrías obtenerlo con aval.

Garantía adicional – doble garantía hipotecaria:

Si necesitas financiar tanto el precio de compra como los gastos de escritura, tu única opción es aportar otra propiedad como garantía adicional, ya sea tuya o de un familiar.

¿Qué es mejor? ¿Aval o Doble Garantía?

Aval: Protege tu patrimonio presente y futuro.

Cuando se trata de actuar como avalista, hay varias opciones para limitar tu responsabilidad financiera:

  1. Porcentaje de deuda: Puedes avalar solo un porcentaje específico de la deuda pendiente. Esto se formula de la siguiente manera: «Los avalistas responderán por el 20% de la deuda pendiente». Es crucial especificar si este porcentaje corresponde al primer 20% amortizado o si se mantiene hasta que se pague la totalidad de la hipoteca.
  2. Límite en cantidad: Otra opción es establecer un límite de responsabilidad en función de una cantidad fija, como los primeros 100.000 euros del préstamo hipotecario. En este caso, es importante indicar qué parte del préstamo se avala. Por ejemplo, podrías avalar los primeros 100.000 euros amortizados o garantizar el préstamo hasta el final del plazo hipotecario.

Doble garantía: La fórmula del «hipotecante no deudor»

En esencia, implica hipotecar una parte de la propiedad de los «fiadores reales» además de la propiedad que están adquiriendo los solicitantes.

Normalmente, los bancos plantean la situación de esta manera:

  1. Para aprobar la hipoteca, deben proporcionar una segunda garantía. O bien les damos el 80% ó 70% del valor tasado, pero deben hipotecar un 20% ó 30% de la casa de sus padres.
  2. Esta fórmula resulta bastante ventajosa en cuanto a la responsabilidad del hipotecante no deudor, ya que, a diferencia del avalista, no compromete todo su patrimonio presente y futuro, sino únicamente la responsabilidad hipotecaria que recae sobre su propia propiedad.

Sin embargo, si deseas vender la propiedad, deberás saldar la parte hipotecada ante el banco, incluso si no debes dinero alguno. Por otro lado, un avalista puede vender su patrimonio cuando lo desee y pueda hacerlo.

Recuerda que comprar una vivienda es una decisión importante, así que es esencial entender todas las opciones y condiciones antes de tomar una decisión. ¡La clave está en estar bien informado!

Te puede interesar

Error común: Pedir un préstamo para la entrada de la hipoteca